Ayuda medica de navidad

Supongamos que desea atención médica inmediata. No es que nuestro cuerpo sufra, sino porque estamos en un gran problema con nuestra propia psique. & Nbsp; No importa si nos informamos a un psiquiatra nosotros mismos, o si fueron realizados por parientes polacos por temor a sus propias vidas o salud. En cualquier caso, una visita a un psiquiatra, al igual que en el caso de éxito de un nuevo especialista, requiere una preparación adecuada.

La primera cita con un psiquiatra es, ante todo, una conversación. Tendremos que informarle sobre sus problemas, cómo comenzaron, cómo los reconocimos y qué causan. El momento mismo de abrirse paso, la capacidad de confiar a un personaje alienígena una enfermedad que nos atormenta, es particularmente exigente. Por lo tanto, vale la pena considerar lo que necesitamos transmitir al médico. No tenemos razón sobre el principio de ocultar algunas de las dolencias cercanas de un psiquiatra, por el contrario. Para que un médico pueda ayudarnos mucho, debe poder hacer posible cada momento con el advenimiento de sus problemas, por lo que será necesario recordar todos los hechos posibles relacionados con los ferrocarriles mentales. No debería sorprendernos si el elemento estricto del psiquiatra solicita hablar con los miembros de su grupo y amigos.

Antes de la primera visita a un psiquiatra, es recomendable revisar nuestra dieta, medicamentos y tratamientos que ya han comenzado. Por ejemplo, la intoxicación aguda por alcohol metílico o las grandes infecciones pueden provocar depresión, la deficiencia severa de vitamina B1 puede provocar psicosis, la deficiencia de B12 causa somnolencia y sueños, dolor crónico y ruido, y además la cirugía puede hablar de hipersensibilidad sensorial y oscilación emocional. Un psiquiatra, para obtener una imagen confiable y severa de la salud del paciente, decide enviar a la persona tratada para más pruebas. Además, puede ordenar pruebas adicionales en el neurólogo o internista, también pueden ser necesarias pruebas de naturaleza y orina. En muchos casos, será necesario realizar una tomografía de la cabeza, que mostrará una imagen completa de la posible forma craneal.