Venta de productos publicitarios y pruebas de servicios

Al vender productos o servicios registrados en el monto fiscal de novitus, el pequeño empresario adicional debe mencionar muchas actividades relacionadas con este plato. Ser propietario de una caja registradora se compromete con las obligaciones del gobierno que están contenidas precisamente en leyes y ordenanzas convenientes. Incluso antes de comenzar a trabajar, el futuro propietario de la compañía se entera de que la propiedad de la caja registradora no será del todo fácil. Las ventas no pueden iniciarse inmediatamente después de comprar el dispositivo.

El proceso de fiscalizaciónPrimero debe encontrar un servicio autorizado para operar cajas registradoras que lidere su fiscalización. La oficina de impuestos debe informar sobre esto, porque su empleado debe actuar en él. La misma notificación requiere la selección y el cambio del servicio de caja registradora. De todos modos, cada inversor sabe cuán intrincadas son las reglas y que las autoridades competentes deberían hablar sobre cualquier noticia en un papel directo. Solo después de la fiscalización, la oficina de impuestos asigna un número único a la caja registradora y luego el dispositivo es adecuado para su uso. Tener una caja registradora debe pensar en una serie de obligaciones relacionadas no solo con cambiar el sitio web sino con el simple uso de la caja registradora.

informesEs extremadamente importante cuidar los informes diarios, trimestrales y anuales que tienen un resumen del crecimiento de las ventas. Como la caja registradora, como todos los dispositivos electrónicos, no es fácil de usar, debe realizar una capacitación adecuada sobre su uso. Un empleado bien preparado ciertamente no decepcionará y no expondrá al propietario a gastos innecesarios asociados con una multa de impuestos. Tener una caja registradora debe tener que comprar un dispositivo especial que ayudará en caso de falla de la caja registradora principal. El efectivo adicional también debe ser reportado a la oficina de impuestos. Por supuesto, vale la pena que todas las cajas registradoras sean utilizadas por este único servicio, que se utilizará no solo en caso de falla del dispositivo, sino que también llevará a cabo las inspecciones técnicas necesarias, que deberían realizarse cada dos años.